¿Quiénes somos?

¿Quiénes Somos?

El Movimiento Vientos del Pueblo surge en el año 2007, después de que varios de sus actuales militantes buscaron una organización para llevar a la práctica su pensamiento crítico y revolucionario. En ese trajinar se toparon con la cruda realidad de la politiquería ecuatoriana, la existencia de una izquierda tradicional oportunista, que había hecho de las elecciones su modus vivendi y que vivía colaborando con los gobiernos burgueses de turno. Por otro lado estaban los colectivos que generalmente no trascendían a una actividad práctica concreta y se diluían en el espontaneísmo, particularismo o pasivismo, reproduciendo concepciones pequeño-burguesas antes que revolucionarias.

Práctica y acción revolucionaria

Así, Vientos del Pueblo desarrolla la organización desde sus inicios basándose en tres cuestiones básicas: independencia de clase ante el estado burgués y los aparatos burgueses –ongs, fundaciones, empresas-; autogestión, es decir mediante nuestra acción proveernos de los recursos necesarios para nuestra actividad sin pedir fondos a nadie; trabajo popular: más que decir, hacer, sin duda este punto es algo que diferencia a nuestra organización de los partidos tradicionales y colectivos, puesto que llevamos un trabajo permanente en los sectores populares, rompiendo con la lógica clientelar del reformismo, a través de un trabajo consciente que promueve la lucha y la organización.

Nuestros inicios fueron a través del trabajo barrial, realizando talleres artísticos y jornadas culturales en los barrios, que incluían conversatorios, escuelas populares, cines-foro, conciertos, etc., ese trabajo rompió con los esquemas tradicionales ya que planteó nuevos principios y métodos y se realizó de manera permanente. Dicha acción se ha extendido a varios barrios de Quito evolucionando cada vez más la metodología y el trabajo organizativo.

Pero el accionar del movimiento no busca encasillarse en un solo tipo de trabajo popular sino que se ha extendido a los colegios y universidades buscando generar procesos organizativos entre los estudiantes mediante actividades políticas y sociales. En el sector obrero hemos desarrollado escuelas de educación sindical y actividades permanentes de propaganda y agitación proponiendo lógicas que afirman la consciencia de clase y combatan el colaboracionismo de las burocracias sindicales y la patronal. Hemos levantado un proceso organizativo con Trabajadores Ambulantes. Vientos del Pueblo también ha colaborado en la lucha anti-minera con las comunidades campesinas de base, difundiendo su lucha y acompañándolas en sus acciones a traves del Bloque Proletario, frente que agrupa a varias organizaciones entre ellas Vientos del Pueblo.

Lucha teórica

Aparte del trabajo organizativo, nosotros insistimos en la importancia de la lucha teórica, combatimos al mismo tiempo el pragmatismo y el intelectualismo, y afirmamos la unidad entre teoría y práctica. Para difundir los planteamientos de la organización acerca de temas nacionales o internacionales, coyunturales o estratégicos, promovemos la organización de foros, conversatorios, los cuales se hacen regularmente y en su generalidad han contado con una buena presencia de público. Organizamos Escuelas Políticas Populares que han tenido muy buenos resultados. Publicamos también la revista ConCiencia Revolucionaria y el periódico mural Proletaria Voz. Se han realizado algunos análisis importantes en forma de libros como: 5 Años de una Farsa denominada Revolución Ciudadana y El Estado, la democracia y las elecciones burguesas en el Ecuador. Actualmente se están preparando otros trabajos que serán publicados posteriormente.

La Línea ideológica

Vientos del Pueblo es una organización comunista, que entiende al comunismo como ciencia, ideología, movimiento político y sociedad. Asumimos el comunismo como ciencia porque mediante su método: el materialismo dialéctico y el materialismo histórico, podemos entender los procesos o fenómenos  naturales y sociales, comprender la realidad, conocerla, rompiendo con las concepciones idealistas, meta-físicas y aplicando la unidad entre teoría y práctica. Ciencia para comprender, pero ciencia fundamentalmente para transformar, porque un entendimiento correcto de las leyes del materialismo dialéctico lleva a plantearse una correcta forma –estrategia- para actuar sobre la realidad. El comunismo es una ideología porque sirve expresamente a una clase, es decir tiene carácter partidario. Esa ideología está conectada con el progreso de la sociedad porque busca la realidad, a diferencia de los burgueses que buscan tergiversarla, por ello manifestamos que toda verdad es revolucionaria, no existe “verdad de clase” sino únicamente la verdad. La ideología entra en el terreno de la lucha de clases, la lucha ideológica es clave para que las clases explotadas corten la influencia burguesa y pasen de la consciencia en sí, a la consciencia para sí. La ideología necesita materializarse, es decir formar un cuerpo organizativo para poder influir sobre la sociedad. Los comunistas proponemos el desarrollo de determinadas variantes organizativas que representen a las masas en su lucha contra el sistema capitalista-imperialista. El movimiento político forma parte de la lucha de clases en los niveles económico, político e ideológico. El comunismo propone un modelo de sociedad en el que desaparecen las clases sociales y con ello la explotación al hombre y la naturaleza.  El comunismo como superación positiva de la propiedad privada en cuanto autoextrañamiento del hombre, y por ello como apropiación real de la esencia humana por y para el hombre; por ello como retorno del hombre para sí en cuanto hombre social, es decir, humano; retorno pleno, consciente y efectuado dentro de toda la riqueza de la evolución humana hasta el presente. Este comunismo es, como completo naturalismo = humanismo, como completo humanismo = naturalismo; es la verdadera solución del conflicto entre el hombre y la naturaleza, entre el hombre y el hombre, la solución definitiva del litigio entre existencia y esencia, entre objetivación y autoafirmación, entre libertad y necesidad, entre individuo y género. Es el enigma resuelto de la historia y sabe que es la solución” Karl Marx. 

El programa comunista implica una fase previa llamada socialismo, donde se sientan las bases para la desaparición de las clases sociales. En los países dominados por el imperialismo, es decir donde subsiste la semi-colonialidad y no se ha dado una revolución democrático-burguesa que siente una base independiente e industrial, es necesaria además una fase democrática, donde las clases explotadas destruyen esa vieja sociedad y se ponen a la cabeza de las transformaciones sociales, económicas, políticas y culturales, destruyendo el Estado burgués y levantando una dictadura de las clases explotadas bajo dirección proletaria.

Somos una organización que descarta la participación en las elecciones burguesas y que afirma la necesidad de generar procesos organizativos en los sectores populares que los lleven a la lucha social y a plantearse el problema de la revolución. Proponemos la organización consciente de los sectores populares.

La fuerza organizativa proletaria debe superar la efervescencia electoral coyuntural, y debe plantearse  un trabajo concreto a largo plazo, que vaya plasmando una línea de construcción acorde con los elementos necesarios para desarrollar la lucha revolucionaria en el país.